*desambigua*







desde el mismo antesuperior rojinegro // (respingadas tetas anarquistas) // bajan jugos que todavía piden piel // son lodos estancos de memoria abdomen // que arrastran furias a las puertas de tu nombre
federico leicht - "desambigua"



11 de mayo de 2013

Con jugarte


Tengo una relación apasionada pero pacífica con la muerte.
Ella aparece y, a veces, me encuentra bravucona, muy machita, exudando adrenalina; otras veces ando volando, emplumada, simpática, compasiva; y también me ha encontrado chorreando baba con la mandíbula caída, helada, puro estupor.
Es así porque se trata de los otros, de que ella viene y se acerca tanto a algún otro que le extrae el ánima, el último aliento, y entonces se dice que ese alguien ha muerto.
Hay cierta alquimia resbaladiza en eso de que el sustantivo Muerte se convierta en verbo Morir y entonces el que fue tomado por la muerte pasa a ser un sujeto de acción: yo muero, él muere, ella muere, nosotros morimos y entonces somos hacederos de la última gran acción, la única que todo sujeto tendrá en su haber sea cual sea la suerte de su existencia, la única acción garantizada en este mundo si logra ejecutar la primera.
La verdad la verdad la verdad, es que jamás me sentí rebelada frente al trabajo de la muerte. A veces, muy pocas, he llorado.... pero, a ver, cómo explicarlo... He llorado por el ardor en el pecho, porque a veces el que muere pega un tirón dentro nuestro y el alma se desgarra ahí donde estábamos agarrados. El que muere y el que vive separan algo que no tiene cuerpo visible o tangible pero se siente, y el tirón puede doler tanto como lo hacen los ovarios, el estómago, la cabeza, los dientes... Eso digo, que he llorado por eso, porque me dolió la herida del desgarro, me dolió a mí, a quien la muerte no tocó, a quien no fue dado convertir el sustantivo en verbo, quien en definitiva, solo ha tenido la oportunidad de saludarla desde mas lejos o mas cerca, pero solo eso.
Y muchas, muchas, muchas veces, la muerte me ha rozado el pelo, con un hálito, con un gesto amoroso o que yo traduje en lenguaje humano como amoroso, dándome señal de que aún es para mí sustantivo y no verbo y en el gesto me decía: "Mirá, mirá como te rozo sin tocarte, qué mas podrías desear antes de conjugarme".
Publicar un comentario